Valoración positiva de la campaña de melón y sandía

La mesa de precios del melón y sandía de la lonja hortofrutícola celebró su última reunión en el recinto de Fercam

Aunque las temperaturas están acompañando y la campaña de melón aún se prolongará unos diez o quince días, la mesa de precios del melón y la sandía de la lonja hortofrutícola de Castilla-La Mancha concluyó este miércoles su temporada con una positiva valoración. El melón ha dado beneficios aunque la sandía ha sido más ajustada en precios.

Como ya es habitual, la interprofesional del melón y la sandía ha celebrado durante la campaña sus reuniones en el recinto de la Feria del Campo de Manzanares, donde esta semana tuvo lugar la última sesión de la mesa de precios, estableciendo un precio medio de campaña del melón de 0,32 euros/kg y de 0,22 euros/kg para la sandía.

La campaña empezó con precios muy altos ante un mercado desabastecido. Conforme La Mancha comenzó su producción y hubo más oferta, los precios se normalizaron. Productores y compradores tienen visiones diferentes, aunque en líneas generales, el precio medio hace hablar de una campaña positiva, mejor en melón y más ajustada en sandía una vez que pasó la demanda inicial que incrementó los precios, explicó Antonio Atienza, presidente de esta lonja

La campaña rompió con precios muy altos porque en aquel momento -mediados de julio- nos encontramos con un mercado desabastecido como consecuencia de la merma en la cosecha que el clima provocó en las zonas productoras que preceden a La Mancha.

Estos precios se fueron adaptando paulatinamente al mercado hasta el mes de agosto. Fue entonces cuando el sector tuvo que hacer frente al solapamiento de varias producciones, fruto de la avalancha de plantaciones que hubo en el mes mayo ya que, de nuevo, el clima impidió hacer plantaciones de forma escalonada, algo que se recomienda a la vista de cómo funcionan los mercados durante la campaña.

El exceso de oferta, sumado a un descenso de la exportación por las bajas temperaturas registradas en Centroeuropa, dieron lugar a un mercado saturado, especialmente de sandía; una situación que se ha arrastrado hasta el final de la campaña.

También hay que tener en cuenta que este año ha habido un aumento de la superficie productiva, con rendimientos dentro de la media. Así, la campaña termina con aproximadamente 225.000 toneladas recolectadas de melón, tras haber sembrado este año más de 5.600 hectáreas en nuestra región. En el caso de la sandía, se han recogido alrededor de 228.000 toneladas, después de haber plantado más de 3.200 hectáreas en Castilla-La Mancha. Las olas de calor no afectaron a estos productos.

El sector en bloque ha destacado la excelente calidad que se ha logrado este año con el melón y la sandía de Castilla-La Mancha. Se ha avanzado mucho en la conjunción de los tres parámetros que hacen que estos productos sean de una calidad óptima: sabor, dulzor y textura. La gran inversión y todos los esfuerzos que se están haciendo en el sector, encaminados a la innovación e investigación, están consiguiendo que se acierte con las variedades que mejor se ajustan a la tierra y la climatología de La Mancha, obteniendo melones y sandías de una calidad excepcional.

Desde la Interprofesional del melón y sandía de Castilla-La Mancha se sigue insistiendo en la planificación y en redoblar esfuerzos desde el sector comercializador para abrir nuevos mercados. La producción ha ido mayoritariamente al mercado nacional, aunque también entra muy bien en Centroeuropa el melón piel de sapo de más calibre mientras la sandía se ha demandado mucho en Alemania, Italia y Francia, según Antonio Atienza, que resaltó la importancia de estos cultivos en La Mancha ya que generan “cientos de jornales, empleo y riqueza”.

Hay que tener en cuenta que, aunque la mesa de precios termina su periodo de cotizaciones, hasta el próximo 10 de octubre habrá melones de calidad en La Mancha.