Las 33ª Jornadas de Sensibilización de Cáritas comenzaron con el testimonio de Pablo Sánchez-Crespo

Pablo Sánchez durante la presentación de su libro en Manzanares

Las 33ª Jornadas de Sensibilización de Cáritas Interparroquial de Manzanares comenzaron este lunes en la biblioteca municipal ‘Lope de Vega’ con la presentación del libro titulado ‘Matices de: El espejo de lo moral’, en el que Pablo Sánchez-Crespo cuenta sus vivencias como vagabundo y cómo salió de la calle.

Natural de Villarrubia de los Ojos, y que también vivió unos años en Manzanares, este empresario acabó en la calle. El negocio falló, cayó en una depresión y en el alcohol. Hasta que una noche de noviembre de 2013, otro vagabundo le habló de los centros de reinserción de Cáritas y volvió a cambiar su vida. Pablo Sánchez-Crespo Párraga cuenta todo este proceso en el libro ‘Matices de: El espejo de lo moral’, dirigido tanto a quienes están en la calle como a quienes les ignoran.

“Cuando estuve en la calle escribí cosas y pensé darlo a las personas de las calles, para que se animaran a ir a los centros y salir de la calle, y también para que los demás se conciencien y se solidaricen de que hay gente buena en la calle, no somos delincuentes”, explicó su autor, Pablo Sánchez-Crespo.

Su libro fue presentado en la biblioteca municipal ‘Lope de Vega’ de Manzanares en el inicio de las 33ª Jornadas de Sensibilización de Cáritas, organización cuyos centros de reinserción para personas de la calle logran cambiar la vida de muchas personas como Pablo. Por eso, este libro, presentado por la directora de la Casa de Abraham, de Daimiel, es una llamada a la empatía de la sociedad.

María José Navarro calificó el libro como “un regalo” y a Pablo Sánchez-Crespo como el ejemplo que da sentido al trabajo que hace Cáritas en la reinserción de quienes acaban en la calle, invisibles para los demás.

“Mucha gente te trata como un animal” contó Sánchez-Crespo, para quien su libro “es una llamada de atención”. “Nadie estamos exentos de nada, creemos que no nos va a pasar. La gente de la calle necesita ayuda y que no los hagamos invisibles”, dijo en Manzanares.

Sánchez-Crespo explicó que esta etapa de su vida en la calle fue muy dura, aunque también encontró la empatía de quienes como él, no tenían nada, no se conocían, pero compartían lo que podían. Es cuando descubrió lo que realmente merece la pena. “Aprendí a priorizar y a valorar a las personas que están en la calle”, dijo.

El autor de este libro, cuyos beneficios se destinan a los centros de reinserción de personas de la calle de Cáritas, insistió en su mensaje de solidaridad y empatía con los sin techo, para que dejen de ser invisibles para los demás, para que, por pequeño que sea, tengamos un gesto con ellos, aunque solo sea hablar.

También resaltó la labor de Casa de Abraham, un centro para 21 personas sin hogar en el que, con voluntad, una vez cubiertas las necesidades básicas, se puede culminar el proceso de reinserción social.

Las concejalas Prado Zúñiga y Paqui de la Cruz, junto a numeroso público, acudieron a la biblioteca municipal a este inicio de unas jornadas que ya suman 33 ediciones y que mantienen su objetivo de sensibilizar a la ciudadanía sobre la problemática de la desigualdad y la pobreza en sus distintas versiones, según Diego R. Gallego, director de Cáritas en Manzanares.

Las jornadas continúan este martes a las 20:00 horas en el salón de Cáritas, en la calle Mayorazgo, para abordar otro problema sobre el que interviene esta organización: la prostitución. Noelia de Pablo Torres, responsable del programa de mujer, prostitución y trata en el área de acción social de Cáritas Española ofrecerá la ponencia ‘Mujer, desigualdad y violencia machista: un acercamiento a las mujeres en contexto de prostitución desde la experiencia de Cáritas’.