La vendimia, en su apogeo

Largas colas para descargar la uva antes de que empeore su calidad tras las lluvias y el calor de estos días

La campaña de vendimia está en su apogeo. A pesar de que la producción es inferior al año pasado, estos días hay largas colas de camiones y remolques repletos de uva a la espera de descargarla en las bodegas. Los agricultores se apresuran antes de que empeore la calidad debido a las últimas lluvias y al calor.

Tras la jornada de vendimia, decenas de agricultores y transportistas aguardan a descargar su uva en la cooperativa ‘Nuestro Padre Jesús del Perdón’. La cola de tráileres y remolques supera en ocasiones un kilómetro de longitud bordeando la bodega, el polideportivo municipal y llegando incluso a la calle Labradores junto al Vivero de Empresas y a la fábrica de Quesos El Hidalgo.

Los agricultores llevan las esperas lo mejor que pueden y en buena armonía. “Ayer paré a las cuatro y descargué a las ocho. Por las mañanas suele ser más rápido”, afirmaba Alfonso Manuel Jiménez, presidente de Asaja en Manzanares que, junto a otros compañeros, aprovechan el tiempo para comentar la evolución de la presente campaña.

Además de que la vendimia está estos días en su apogeo, estas colas también demuestran la confianza de los productores de la comarca en la Cooperativa ‘Nuestro Padre Jesús del Perdón’. “Viendo que otras bodegas no tienen tanta cola, quiere decir que no vamos muy mal”, añadía al respecto Francisco García-Cervigón, interventor de cuentas de la cooperativa manzanareña y que también esperaba a descargar su uva.

La vendimia comenzó a finales de agosto con la recogida de los varietales. Tras un mes de campaña, a la que aún puede restar una semana y media con la uva airén, los agricultores están preocupados ya que la lluvia de mediados de mes, sumada al calor del veranillo de San Miguel, puede empezar a pasar factura a la calidad de la uva. Por ello, estos días se apresuran a recoger el fruto de la vid que se convertirá en magníficos vinos.

“Las uvas se están picando y va muy deprisa. La calidad es buena pero la lluvia la está estropeando ahora”, explicaba el presidente local de Asaja, Alfonso Jiménez. “La gente está nerviosa y quiere meter la uva en la bodega cuanto antes para quedarse tranquilos”, añadía Francisco García-Cervigón. “La semana que viene va a ser lo malo con las temperaturas altas que tenemos”, precisaba junto a sus compañeros Pedro Ignacio García-Abadillo, agricultor de La Solana.