Julián Nieva: “Es un presupuesto para que nadie se quede atrás”

El presupuesto municipal que el Equipo de Gobierno de Manzanares lleva a pleno el lunes tiene muy presente el llamado “factor COVID” y estará marcado por su apuesta social y por el empleo. El alcalde, Julián Nieva, espera el apoyo de los grupos de la oposición a unas cuentas pensadas “para que nadie se quede atrás” y abiertas a modificaciones. Los impuestos se congelan este año y la deuda se rebajará en más de un millón de euros.

En el programa ‘Despacho abierto’ de Manzanares10TV, el alcalde ha detallado y valorado las cuentas municipales del ejercicio de 2021 que se someten a aprobación plenaria este lunes, algo más de 18 millones de euros pensados para las necesidades de la ciudad en cualquiera de los posibles escenarios que se puedan plantear debido a la crisis sanitaria.

Según la memoria explicativa que el alcalde acompaña al presupuesto, estas cuentas contemplan los recursos necesarios para continuar en la línea política de considerar a las personas en el centro de la acción de gobierno, teniendo en cuenta la actual situación sanitaria y en disposición de afrontar necesidades emergentes que puedan surgir en familias y entornos vulnerables, por lo que incrementa en más de un 100% las ayudas asistenciales en Servicios Sociales y en un 50% las ayudas para material escolar.

“También apuesta de manera radical por la promoción y el desarrollo empresarial y por el empleo porque no queremos que nadie se quede atrás”, ha explicado Nieva, que considera que el presupuesto mantiene su compromiso por el mantenimiento y recuperación de la ciudad con importantes infraestructuras, sin olvidar la sostenibilidad.

En esa apuesta por la eficiencia energética y el ahorro, se reformarán instalaciones y edificios municipales. Y es que el ahorro es otra de las claves del presupuesto ya que prevé reducir la deuda municipal en 1.100.000 euros.

Los impuestos directos se congelan, por lo que apenas varían los ingresos previstos en este concepto. Se incrementa los ingresos por impuestos indirectos en un 307%, con casi un millón de euros, debido a la aportación de diferentes proyectos fotovoltaicos y empresariales, lo que redundará igualmente en un importante plan de inversiones de casi dos millones de euros.

Sin descartar más amortizaciones o modificaciones presupuestarias a lo largo del año, en función de las necesidades, Julián Nieva quiere tomar más medidas junto a las asociaciones empresariales, de comerciantes y hostelería. Éste es un sector especialmente castigado y planteará la reducción de la tasa por ocupación de la vía pública con mesas y sillas. Será una rebaja más en un año en el que, ha insistido, “los impuestos municipales no subirán”.

Dentro de las inversiones, la más destacada es la reforma integral de la plaza del Gran Teatro y parte de la calle Toledo, dejándola semipeatonal y con plataforma única, incluyendo la renovación de las redes de agua en esta zona.

Julián Nieva no olvida otras partidas ya comprometidas en las cuentas del pasado año, como las que permitirán desarrollar suelo industrial en el Sector 5 para dar respuesta a empresas que se instalarán en Manzanares, seguir con la renovación de redes o iniciar la rehabilitación de la fachada de la iglesia de la Asunción. También se espera la modificación del proyecto de ampliación de la residencia ‘Los Jardines’ con el fin de adaptarlo a la nueva realidad a la que se deben ajustar estos centros por el coronavirus. Se quiere licitar la obra este año para que esté ejecutada en 2022.

Políticas de empleo

Por último, el presupuesto incorpora más de 400.000 euros para políticas activas de empleo que se traducirán en tres planes de empleo municipales, dos de ellos destinados a la contratación de jóvenes cualificados, tanto en empresas como en el propio Ayuntamiento. Estos planes se sumarán a los que se convocarán en colaboración con la Junta de Castilla-La Mancha y con la Diputación.

Consciente de que los demás grupos políticos pueden no coincidir plenamente con la totalidad del presupuesto, Julián Nieva ha dicho que son unas cuentas vivas, abiertas a modificaciones, por lo que apelaba al apoyo de la oposición municipal. “Me gustaría que lo valorasen en conjunto y estamos abiertos a ir tomando decisiones a lo largo del año porque tiene que se un presupuesto vivo”, ha concluido.