Julián Nieva: “El 45 FITC ‘Lazarillo’ va a ser un éxito”

El alcalde de Manzanares estuvo presente en la inauguración del festival junto con representantes de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y de la Diputación Provincial de Ciudad Real

Ayuntamiento de Manzanares, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Diputación Provincial de Ciudad Real no se perdieron la inauguración del 45 FITC ‘Lazarillo’. Julián Nieva, Rosa Ana Rodríguez y Noelia Serrano resaltaron la importancia de un festival que ya es “una referencia” en el mundo del teatro.

El alcalde de Manzanares ejerció de anfitrión en el acto de inauguración de la 45ª edición del Festival Internacional de Teatro Contemporáneo ‘Lazarillo’, recibiendo en el Gran Teatro, al que calificó como “el emblema de la cultura y de la libertad democrática de la localidad”, tanto a Pepe Viyuela como a los representantes del resto de administraciones que hacen posible con su colaboración que el festival sea una realidad: la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y la Diputación Provincial de Ciudad Real. Nieva felicitó a la organización del FITC ‘Lazarillo’ y le deseó “el mayor de los éxitos” en la edición de este año. Asimismo, recordó que el papel de las instituciones en este tipo de eventos es el de “apoyar y fomentar la cultura”. “Y no para importunarla porque en los tiempos que corren es más que evidente cómo algunas personas interpretan lacultura en el sentido de su propia ideología, algo que no sucede en Manzanares”, apuntó. El primer edil también quiso felicitar a Pepe Viyuela por haber sido merecedor del Premio Escena 2019 y puso en valor “el imparable movimiento asociativo de Manzanares”.

Por su parte, Rosa Ana Rodríguez se mostró muy feliz por visitar Manzanares por primera vez como consejera de Educación, Cultura y Deportes, y hacerlo para la presentación de un festival “maduro y sumamente consolidado dentro del ámbito regional y nacional” como el FITC ‘Lazarillo’, del que dijo que su longevidad se debe a factores como “la apuesta por la innovación, la capacidad por combinar todas las artes sobre un escenario como Manzanares y la relevancia que le da a la juventud”. “Si enganchamos a los jóvenes al teatro, el teatro no desaparecerá como no lo ha hecho durante todos los siglos que lleva existiendo”, subrayó. Y es que “el teatro nos hace pensar, cambiar de mentalidad y ser más grandes”, tal y como apuntó Rodríguez a la vez que reiteró el compromiso del Gobierno Regional por “democratizar la cultura y llevarla a todos los lugares de Castilla-La Mancha”.

La Diputación Provincial de Ciudad Real estuvo representada por Noelia Serrano, que se sumó a la felicitación del resto de administraciones a la organización del festival. La vicepresidenta reflexionó hacerca de “la labor más reivindicativa” que debe tener esta sociedad, “y qué mejor que hacerlo a través de la escena”. “Lanzar esos mensajes que a veces no nos atrevemos a decir de forma tan directa, pero que creemos que hay que manifestar para que la gente sea consciente de que hay mucha labor social que está reconocida”, indicó.

El 45 FITC ‘Lazarillo’ alza el telón

Música, carcajadas, reivindicación y teatro, mucho teatro. Éste puede ser el resumen del acto inaugural del 45 FITC ‘Lazarillo’, que echó a andar en la mañana del domingo con uno de sus platos fuertes: la entrega del Premio Escena 2019 a Pepe Viyuela. “Es una persona que ve el teatro y el arte de la misma manera que Lazarillo TCE: como una herramienta de cambio que cuenta con un gran poder social. Por eso creemos que no hay nadie mejor que él para recibir este galardón”, confesaba Cecilia Amores, directora del festival, minutos antes de que se alzara el telón.

El actor y payaso logroñés visitó Manzanares por primera vez esta semana, ya que el viernes regresará a nuestra localidad para subirse al escenario del Gran Teatro en la obra ‘El silencio de Elvis’. Se mostró sorprendido por haber sido el elegido para recibir el Premio Escena 2019, ya que su nombre quedará para siempre inscrito en el palmarés del festival junto al de otros grandes del teatro nacional como José Sacristán, Núria Espert, Antonio Buero Vallejo o Mario Gas. “Me siento pequeño al lado de estos nombres, pero estoy encantado. Y volveré a Manzanares todas las veces que me llamen, ya que es un lugar de referencia en Castilla-La Mancha y en España”, declaró Viyuela, que también desveó que su satisfacción era mayor porque el premio procedía “de una asociación creada por iniciativa popular y que cuenta con la necesaria ayuda de las instituciones. Una simbiosis que ha hecho posible la longevidad de un festival tan prestigioso como el FITC ‘Lazarillo’”.

La gran fiesta del teatro

El escenario del Gran Teatro se transformó por completo para lucir un aspecto diferente: el de una pequeña sala de teatro en la que el público casi podía tocar a los actores. Dos de ellos, salidos de la cantera de Lazarillo TCE, fueron los encargados de ejercer de maestros de ceremonias. Y aunque aparecieron elegantemente vestidos, tras dar la bienvenida cambiaron su atuendo por uno más teatral, reflejando que el acto de inauguración iba a tener poco de protocolario.

Con una inteligente estructuración de las intervenciones de los miembros de la organización del FITC ‘Lazarillo’ y de los representantes de las distintas administraciones que hacen posible que el festival salga adelante, el recital (porque fue una obra de teatro más) fue una sucesión de momentos cargados de significado. Algunos reivindicativos, como ese inicio en el que se homenajeó a todas las mujeres que forman parte del mundo del teatro; otros más cómicos, como la alegoría constante al ‘clown’ y a esa silla y a esa escalera que han hecho que Pepe Viyuela sea conocido en todo el país. Y todo ello aderezado con la música de una súper banda formada por amigos de Lazarillo TCE, que ayudaron a que la inauguración del 45 FITC ‘Lazarillo’ se convirtiera en una gran fiesta del teatro.

Pepe Viyuela y la silla

El apoteósico final, con una versión de ‘Bella Ciao’ sonando mientras el público abandonaba la improvisada sala de teatro, lo fue todavía más gracias a un gesto que da buena muestra de la humildad y generosidad de Pepe Viyuela, que agradeció enormemente el homenaje que acababa de recibir. El artista invitó al respetable a regresar a sus asientos para vivir un momento mágico. De repente, la persona dejó paso al payaso, que apareció sobre el escenario con un maletín y una silla de madera en las manos, comenzando así un improvisado número en el que quedó patente las grandes dotes interpretativas de Viyuela. Una actuación que provocó sonoras carcajadas y lágrimas de emoción entre los asistentes, quienes no olvidarán nunca este gran regalo con el que comenzó la 45ª edición del Festival Internacional de Teatro Contemporáneo ‘Lazarillo’.