El testimonio de Flor Ivascu, superviviente de violencia de género, da inicio a los actos del 25N

Por primera vez, el Centro de la Mujer de Manzanares contó con una experiencia contada en primera persona

Las actividades conmemorativas del 25N arrancaron ayer miércoles con el café-tertulia celebrado en la sede de la Asociación de Amas de Casa de Manzanares. Por primera vez, el Centro de la Mujer contó con el testimonio de una superviviente de violencia de género, Flor Ivascu, que compartió con las asistentes su historia.

“Todo un reto”, según aseguró la técnica del área Social del centro, Marisol Camuñas, que fue posible gracias a la generosidad de Flor Ivascu, una superviviente que, tras haber vivido sometida por su maltratador y sufrir las diferentes caras de la violencia, pudo salir de esta situación.

En un interesante coloquio, Flor describió la violencia como un proceso que se fue produciendo paulatinamente. Algo que comenzó de manera silenciosa y sibilina con los primeros signos. Y del aislamiento, las humillaciones y el maltrato psicológico, a la violencia física. Así, Ivascu fue contando su historia, perfilando también aspectos de su maltratador y recordando que la condición social, educativa o de clase, no es determinante.

El testimonio de Flor Ivascu estuvo acompañado por la información de la trabajadora y educadora social del Centro de la Mujer, Marisol Camuñas, que fue definiendo algunos conceptos en los que se sostiene esta experiencia de vida. Asimismo, en representación del Ayuntamiento, asistieron a este café-tertulia las concejalas Gemma de la Fuente e Isabel Quintanilla. Esta última recordó la importancia de contar con vivencias que ilustren esta realidad, para concienciar y sensibilizar a toda la sociedad.