El Ayuntamiento de Manzanares crea ayudas de emergencia social para suministros energéticos

Con una cuantía máxima de 100 euros, son compatibles con las de otras administraciones

El Ayuntamiento de Manzanares, a través de la Concejalía de Servicios Sociales, ha creado una nueva línea de ayudas de emergencia social destinada a cubrir gastos de suministros energéticos como la luz y el gas. Será del 50% del coste total de la factura con una cuantía máxima de 100 euros. Son compatibles con las de otras administraciones. Las personas beneficiarias deben estar al corriente de pago de los gastos de la vivienda, incluidos los impuestos municipales.

Con el objetivo de seguir ayudando a las familias manzanareñas con menos recursos económicos, el Ayuntamiento establece esta nueva línea de ayudas para suministros energéticos que se suma, en su partida de ayudas de emergencia social, a las que ya se vienen concediendo para gastos de alimentos básicos, higiene, vestido y calzado; para el pago de alquiler y mobiliario básico; y para gastos de farmacia y medicamentos. “Completamos las ayudas destinadas a cubrir las necesidades básicas de las familias”, explicó Prado Zúñiga, concejala de Servicios Sociales.

Con un límite máximo de 100 euros, estas ayudas son compatibles con las de otras administraciones, por lo que una familia podría ahorrarse hasta 250 euros. Se concederán una vez al año y permitirán sufragar hasta el 50% de la factura de consumo energético por luz y gas (en cualquiera de sus modalidades), aunque los Servicios Sociales pueden modificar la cuantía y valorar concesiones excepcionales debidamente justificadas y bajo prescripción profesional atendiendo a criterios de urgencia social.

Para beneficiarse de estas ayudas de emergencia para suministros energéticos hay que estar empadronado en Manzanares, ser mayor de 23 años o mayor de 18 si tiene hijos a cargo, no superar los límites económicos establecidos según el baremo general de las ayudas de emergencia social del Ayuntamiento de Manzanares y estar al corriente de los gastos de la vivienda.

Por ello, deben tener la vivienda en propiedad, pagada o con documentación justificativa de estar al corriente de pago de la hipoteca con al menos tres meses de anterioridad o, si están de alquiler, estar al corriente de pago de las tres últimas mensualidades. Además deben estar al corriente en el pago de las tasas e impuestos municipales que afecten a la vivienda. “Lo que queremos es favorecer a las familias que, teniendo dificultad para llegar a fin de mes, hacen un esfuerzo para cumplir con sus obligaciones de pago de alquiler, hipoteca y de los impuestos que afectan a la vivienda”, indicó Zúñiga.

Estas ayudas municipales de suministros energéticos deben solicitarse en los Servicios Sociales de zona. Se abonarán directamente al beneficiario. En el caso de que viva de alquiler y sea el propietario quien pague esta factura energética, se le abonará a este.

Se suman a las ayudas de hasta un 25% que concede el Gobierno de España a través del bono social eléctrico, y que llegan al 40% en caso de consumidores vulnerables severos; y a las del bono social térmico de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, con ayudas directas para gastos por calefacción y agua caliente sanitaria o cocina.