El cervecero casero y miembro de la Asociación de Cerveceros Caseros Españoles, Carlos Ramón López, asegura que se puede “convertir el agua en cerveza”

Los paladares más cerveceros se citaron en la tarde de ayer para aprender el proceso de elaboración artesanal de la cerveza bajo la dirección de Carlos Ramón López, cervecero casero y miembro de la Asociación de Cerveceros Caseros Españoles. Durante la cata, se explicaron las principales diferencias que presenta esta bebida en sus versiones artesanas e industriales, y enseñaron a los participantes a elaborar su propia cerveza.

La base de un buen producto reside en perfeccionar los pasos de su elaboración, “el macerado, hervido, el uso de materia prima de calidad como la malta de cebada y de trigo, el lúpulo, y su proceso de fermentación” señala Carlos Ramón López. También se mostró el proceso de embotellado, y se cataron tres cervezas diferentes de los dos expositores que participan en la Feria Nacional del Campo, una de ellas con matices de caramelo.

“La gran diferencia entre la cerveza artesanal y la industrial se nota en los matices que te aporta cada una, la maltosidad, el aroma, ese trago que te llena la boca y esas sensaciones que te produce la cerveza artesana las descubrimos en este tipo de catas, aunque hayamos bebido muchas veces cerveza”. El director de la cata también asegura que en el proceso industrial se rebajan los porcentajes de uso de materia prima de calidad, de ahí que se puedan rebajar los precios.

Durante la sesión, los participantes aprendieron “a convertir el agua en cerveza”, algo que según López se puede hacer en casa incluso aprovechando la vibración de una lavadora, “y con muy buena calidad”.

La tendencia industrial comienza a poner su foco de atención en procesos artesanales, “incluso en las fábricas contratan gente artesana para buscar ese punto que les falta, porque quieren mejorar”. La Asociación de Cerveceros Caseros Españoles trabaja a través de mil socios en potenciar este producto con foros de intercambio de experiencias, jornadas formativas y tutoriales.

La Sala de Catas del Pabellón Muestras de Fercam sigue ofreciendo degustaciones de los mejores productos de la región

Guisado, asado, en caldereta… la carne de cordero admite una gran variedad de cocina que pasa por las recetas más tradicionales hasta las que incluyen dulces, frutos secos, salsas dulces o complementos salados; así lo ha asegurado Mayte Jiménez, chef de Sabores en tu Casa y encargada de dirigir la cata de cordero manchego que ha tenido lugar durante la celebración de la 58 edición de la Feria Nacional del Campo en Manzanares.

En esta ocasión, los participantes han degustado una receta de cordero en escabeche en la que han podido probar y aprender una nueva receta que “se sale de lo tradicional”, según Jiménez. Reconocer una pieza de cordero manchego es sencillo, simplemente con verla y distinguir su color rosado, que cuente con poca grasa, y ésta esté entreverada, es suficiente, aunque sin duda cocinada es como mejor se aprecia su alta calidad y sabor.

Óscar García, veterinario de Agrama, defendió el posicionamiento de la raza ovina manchega como base de la cocina: “el cordero coge el peso apto para el sacrificio en poco tiempo, de tal manera que la grasa que tiene es muy poquito y eso lo hace un alimento muy saludable”. Pese a que el pensamiento popular se asocia a digestiones pesadas, “en recetas como ésta es un plato fácil de elaborar, saludable y de muy buena conservación.

Del mismo modo, García aseguró que “cuando se come un producto manchego se nota en la calidad” por lo que lamenta que, pese a ser un recurso muy conocido, no se consuma más.

Son los ejemplares que mejor representan el estándar racial de esta oveja

El II Concurso Morfológico de Ganado Ovino Manchego celebrado con motivo de la 58ª Feria Nacional del Campo en Manzanares ya tiene ganadores. Son, a juicio del jurado, los ejemplares que mejor representan el estándar racial de la oveja manchega y que se pueden ver en el sector de ganadería de Fercam.

La competición estuvo muy reñida según Óscar García, veterinario de la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega (Agrama) y miembro del jurado junto a sus colegas Celia Amores del Rey y Mariano García Fernández. Las cinco ganaderías participantes, junto a otra de la variedad negra, pusieron muy difícil la deliberación del jurado, que valoró la belleza de los animales, su adaptación al estándar racial de esta oveja así como su presentación, todos ellos “animales excelentes”, como es de recibo de una feria en la que se muestra lo mejor de cada ganadería.

En el apartado morfológico, en la categoría de machos, el primer premio se lo lleva un ejemplar del ganadero José Carrero Rodríguez, de Valdepeñas. El segundo es para José García Castellanos, de Cinco Casas; y el tercero para Agroganaderas Poveda, también de Cinco Casas.

En la sección de ovejas, el primer premio lo gana la ganadería Los Jiménez CB, de Manzanares. Agroganaderas Poveda (Cinco Casas) consigue el segundo y Romegil CB, de Malagón, el tercero.

Finalmente, en primalas (de 1 a 2 años de edad), el primer premio es para Agroganaderas Poveda (Cinco Casas), el segundo para José García Castellanos (Cinco Casas) y el tercero para José Carrero Rodríguez (Valdepeñas).

En su conjunto, el premio a la mejor presentación en general es para José García Castellanos, de Cinco Casas, mientras que la mención especial de variedad negra es para la ganadería Gantomar, de Consuegra (Toledo).

Eficiencia y fiabilidad

Paralelamente, en la categoría de eficiencia y fiabilidad en las filiaciones del libro genealógico, el primer premio lo consigue Antonio Gallego Tarjuelo, de Consuegra (Toledo), con una eficiencia y fiabilidad del 97,22%. La ganadería Jarava Barrera, de Villarta de San Juan, es segunda con un 97,20% y la de Joaquín Rodríguez Roldán, de Villarrobledo (Albacete), gana el tercer premio con un 96,64%.

Los premios de este concurso, como los de todos los celebrados en el transcurso de la 58ª Feria Nacional del Campo de Manzanares se entregarán el próximo domingo a las 13 horas en el acto de clausura oficial.

Uno de los 87 ejemplares adjudicados alcanzó 2.940 euros en la puja

La Asociación Nacional de Criadores de Ganado Ovino Selecto de Raza Manchega (Agrama) ha adjudicado los 87 machos participantes en su 104ª Subasta de Sementales de Raza Ovina Manchega, celebrada en la mañana del viernes en la 58ª Feria Nacional del Campo de Manzanares. El precio medio de adjudicación ha sido de 605 euros, muy por encima de los 370-400 euros del precio de salida. Uno de los ejemplares, de la ganadería Rozalen Mancheño, ha alcanzado 2.940 euros y otros dos más han superado los 1.200.

No importa que julio sea un mes de intenso trabajo para los ganaderos de ovino. La subasta que Agrama organiza en la Feria Nacional del Campo de Manzanares se ha consolidado y es ya una cita obligada para criadores de las cuatro provincias de la región con explotaciones de raza ovina manchega, un ganado único, responsable de productos singulares como el queso manchego y el cordero manchego.

Precisamente, para asegurar la raza con una cuidada selección genética, se celebran estas subastas en las que los ganaderos buscan sementales que reúnen todas las exigencias que garantiza Agrama. Desde primera hora, los criadores toman notas mientras recorren los rediles del sector de ganadería de Fercam. Posteriormente, tras retirar su número de tarjeta, pujan por aquellos ejemplares que más les han convencido.

La subasta de este viernes en Fercam, la número 104 de las celebradas por Agrama, llenó la sala de conferencias del Pabellón de Muestras. Uno a uno se adjudicaron los 87 machos seleccionados para esta cita, en su gran mayoría de entre 5 y 6 meses de edad y con precios de salida que oscilaron entre los 350 y los 440 euros. El precio medio de adjudicación fue, finalmente, de 605 euros.

Un macho de la ganadería Rozalen Mancheño, de 5 meses y con un precio de salida de 400 euros, fue adjudicado por 2.940 euros, una cifra muy elevada, aunque lejos del récord absoluto que se vivió hace justo un año en esta cita, en la que la puja llegó hasta los 4.720 euros para uno de los ejemplares. Otros siete sementales han rondado los mil euros en la adjudicación, superando dos de ellos los 1.200, concretamente del criador Joaquín Delgado Espinosa.

Roberto Gallego, secretario de Agrama y encargado de dirigir la subasta, dijo que esta cita con Fercam es ya obligada para los ganaderos que quieren adquirir machos de una calidad genética sensacional “que es la garantía del éxito y consolidación de esta raza”, explicó.

Convenio

El director de Fercam, Pablo Camacho, agradeció a Agrama su labor en la Feria Nacional del Campo, en la que por segundo año coordina el sector ganadero de este evento fruto de un convenio suscrito con el Ayuntamiento de Manzanares. “Qué mejor que sean los propios profesionales los que lo hagan”, señaló el edil manzanareño, para quien la subasta de raza ovina manchega se ha convertido “en uno de los actos centrales de Fercam”, con presencia de ganaderos de toda la región “que refuerzan el carácter multisectorial de la feria”.

Contacta con Nosotros

Calle Miguel Hernandez SN
Manzanares, Ciudad Real 13200
Redacción e informativos: 926 611 775
Mobile: PUBLICIDAD: Contacta con el departamento de publicidad en publicidad@ondamanchafm.com 675 42 47 16